Portada del último número de La ONDA




Contáctenos

¿Qué son las políticas sociales?

por el economista Daniel Olesker

En una economía capitalista y más aún en una país dependiente las políticas sociales se diseñan sobre la base del cumplimiento de dos objetivos: 

  • la integración de la sociedad
  • la amortiguación de las desigualdades propias de las relaciones de producción capitalistas

En el primer campo de acción están las políticas de prestación de servicios públicos como ser salud, educación, vivienda, seguridad social, luz, agua, etc

En el segundo terreno están aquellas políticas que tienden a compensar los efectos de la exclusión como ser las políticas de empleo, el seguro de desempleo, los subsidios de alimentación, la protección a la infancia, etc.

Dentro de estas últimas a su vez están aquellas que están dirigidas a los sectores de mayor exclusión y que no pueden quedar en el marco del proceso social y económico capitalista. Es decir que el proceso social y económico genera un nivel básico de desigualdad y un nivel agravado de exclusión. 

Por lo tanto debemos evaluar las políticas sociales como una combinación de políticas de prestación de servicios públicos, políticas de amortiguación de las desigualdades sistémicas y políticas de reducción del impacto de la exclusión.

Al mismo tiempo creemos que las políticas sociales deben ser diseñadas centralizadamente (más allá de su ejecución descentralizada) y en coordinación y no subordinación a las políticas económicas. 

Por ende rechazamos la concepción que privilegia el enfoque liberal y que ha sido difundido en los documentos sobre políticas sociales de organismos internacionales como el Banco Mundial para los cuales las políticas sociales se definen a partir de una acción cuasi asistencialista, focalizada y dirigida exclusivamente a los sectores de mayor exclusión subordinada a las políticas económicas. 

La prestación de servicios públicos

Los servicios públicos son ante todo eso: públicos y por ende deber ser prestados con el criterio de universalidad y justicia ya sea por organismos públicos ya sea por organismos colectivos sin fines de lucro Ello significa el acceso de todos en iguales condiciones.

Por ello son parte de las políticas sociales: 

  • La salud
  • La educación
  • La vivienda y los servicios básicos de la vivienda
  • La seguridad social

La amortiguación de la desigualdad sistémica

Las relaciones de producción capitalista se articulan sobre la base de una relación desigual básica entre el capital y el trabajo. A partir de allí la primer política social de este segundo ítem son las políticas de empleo. Dentro de ellas es necesario actuar sobre tres niveles diferentes de problema: 

  • La cantidad de empleo, es decir de no mediar políticas activas de empleo que premien con dinero la contratación de trabajo respecto al uso del capital, habrá siempre una brecha entre crecimiento económico y generación de empleo que provocará un desempleo estructural permanente.
  • La calidad del empleo en tanto una forma de abaratar le costo del trabajo es la precarización y flexibilización de condiciones de trabajo, por lo cual es necesario políticas de regulación de las condiciones de trabajo
  • Finalmente, y como a pesar aún de las políticas anteriores, habrá desempleo en el sistema, es necesario políticas de cobertura al desempleo como ser seguro de desempleo, cobertura de quiebra de empresas, etc.

Por ende la política de empleo no es una política económica sino una política social. En Francia el Ministerio del Empleo y la Solidaridad, justamente toma esta concepción y define el tema del empleo dentro de la órbita de las políticas sociales. 

En segundo lugar  a partir de esta desigualdad básica que se gesta en el proceso de producción, surgen desigualdades en el ámbito de la distribución de la riqueza y por ende en el acceso al consumo. 

Una parte de ello se resuelve por la vía de la universalidad de la prestación de servicios públicos, mientras otra parte, ligada a bienes mercantiles debe resolverse por otras vías. Y por ende el Estado debe tener políticas de subsidios que permitan el acceso universal y en igualdad de condiciones a la canasta familiar básica. 

Por lo tanto la política de subsidios a la producción de alimentos básicos no es una política productiva, sino es una política social. Y no se trata de comedores para los más pobres sino una política sistemática (vía subsidios, almacenes públicos o precios testigo) de los bienes de la canasta familiar. 

En tercer lugar la política fiscal, es también una política social. Más allá de que su objetivo es también recaudar para poder financiar la prestación de los servicios públicos, cuando estos se hacen por organismos estatales, su diseño incluye aspectos sociales. Ya que está en boga su discusión digamos, y más allá de la discrepancia con el predominio de los impuestos al consumo, que la existencia de tasas diferenciales en el IVA es un tema clave de la política social. Una tasa única simplemente pone el objetivo dela recaudación como prioritario y deja de lado la política social clave en los instrumentos fiscales. 

La lucha contra la exclusión agravada

Las condiciones de desarrollo capitalista en su fase de globalización liberal que vivimos desde los 80, en un contexto histórico sustancialmente distinto al vivido con el estado de bienestar, ha agravado el carácter excluyente del sistema y ha generado procesos de fragmentación social explosivos sobre los que es necesario actuar. 

Y allí las políticas no son diferentes a las enunciadas hasta ahora. Solamente que deben alcanzar sectores más excluidos, Y entonces dentro de las políticas de viviendas, habrá políticas hacia la eliminación de los cantegriles, dentro de las políticas de salud habrá políticas de atención a sectores más excluidos, dentro de las políticas alimentarias, habrá comedores de mayor potencia, dentro de las políticas educativas, habrá una atención especial a los sectores excluidos 

Pero dos observaciones centrales sobre lo erróneo de las tesis de la focalización de las políticas sociales: 

  • en primer lugar no son sustitutivas de las políticas macrosociales, sino son complementarias. No se trata de reducir el gasto en la Universidad para aumentar las escuelas de tiempo completo. Porque entonces perdemos la perspectiva de integración social y de desigualdad sistémica de la que hablábamos antes.
  • En segundo lugar focalizar las políticas sociales, dando incluso un marco territorial propio, es decir viviendas todas juntas en barrios lejanos, su policlínica, su comedor y hasta su almacén, significan la definitiva exclusión de estos sectores, aún cuando se mejore un poco su calidad de vida. Pues finalmente se los consolida como fragmento excluido de la sociedad y su movilidad e integración social desaparece por completo.

Algunas reflexiones sobre la situación actual 

1)   En El Uruguay existe un gasto social muy bajo. Si excluimos las prestaciones a pasivos de la seguridad social que son la devolución de su ahorro (o el de su generación), el gasto social en salud, educación, vivienda, empleo, minoridad, alimentación entre otros, orilla el 8% del PBI, es decir un orden de 1.600 millones de dólares, lo que equivale aproximadamente a 500 dólares por persona y por año, lo que es un cifra sustancialmente baja.

2)   Al mismo tiempo creemos que las políticas sociales están orientadas por la política económica y ello ha sido muy claro en las discusiones de la comisión multisectorial de salud, en la que avances muy importantes logrados en debate con las autoridades de salud pública eran vetadas por el ministerio de economía. En esa misma dirección fue el debate sobre las políticas de capacitación o aún la discusión presupuestal de educación en la que, a pesar de la propuesta de las autoridades educativas de incrementar el gasto, el ministerio de economía volvió a vetar. 

3)   Finalmente entendemos que los escasos recursos que hoy se destinan a las políticas sociales están diseñados sobre el tener bloque que yo planteaba, el gasto focalizado, perdiendo la perspectiva de la integralidad y de alguna manera dejando un sector medio y medio bajo de ingresos al desamparo de la prestación de servicios públicos y sociales. 

4)   Por ende concluimos que las políticas sociales han contribuido en la década liberal del Uruguay de los 90 a convalidar fuertemente el modelo excluyente, en la medida que no han actuado sobre los factores de estructura (y por ende crece el desempleo estructural, el déficit de vivienda en sectores medios y la atención de salud de esos sectores), mientras que en los sectores más pobres se consolida una fragmentación excluyente separándolos de cualquier mecanismo de integración a la sociedad.LA ONDA® DIGITAL

 

 

 

Inicio

URUGUAY.COM

© Copyright 
Revista LA ONDA digital