Presione aqui para ver el pronóstico meteorológico de Montevideo

¿Qué es default?
¿Morosos o fundidos?

por Félix Ramón Rivarola

Según el diccionario, la palabra Inglesa "default" se traduce simplemente como "demora en los pagos" o "moroso". 

Durante mucho tiempo hemos escuchado la expresión "los países no se funden " (o) " Los países siempre pagan sus deudas tarde o temprano". 

Hoy en Uruguay estamos ante una perspectiva que algunos economistas llaman " default"  en referencia al no pago de la deuda externa y "default Interno" en referencia a que el Estado no cumple con sus compromisos internos, en pesos, salarios, proveedores y otras diferentes obligaciones.  La palabra inglesa pretende disimular  la mas cruda expresión castellana  de "PAIS FUNDIDO."

Esta claro que para entendernos todos, debemos comenzar a hablar en el mismo idioma (para poder) dimensionar exactamente los perfiles del problema tenemos. Nuestro idioma no requiere el uso de anglicismos, digamos
simplemente que EL PAIS ESTA FUNDIDO, no tiene con que pagar sus deudas. 

López Murphy el economista argentino, hoy candidato,  ante esta pregunta sobre el significado real de la palabra "default" indicó que significaba "un retroceso cultural"   y esto claramente significa retornar 20 o 30 años en el desarrollo, somos pobres, hoy no podemos pagar muchos de aquellos grandes o pequeños gustos que el uruguayo se daba, no viajes, no mucho veraneo, menos asado, menos hijos en la universidad, menos vestimentas, mas caminar y menos auto para la clase media,  mas hijos a la emigración, mas mayores en la emigración, mas productores agropecuarios dejando el campo, mas industrias cerradas, mas comercios cerrados, menos movimiento de mercaderías y financiero en el país, todos somos ahora deudores y hemos de pagar, una enorme cifra personal independientemente de nuestras propias deudas para quien tenga ingresos porque ya esa significando mucho mayor desocupación y falta de ingresos regulares. 

Este es un retroceso tal que significa que de una vez y por todas debemos encarar el establecimiento de un nuevo "Contrato Social" un nuevo Acuerdo Nacional que reúna a absolutamente todos los uruguayos, que establezca los valores básicos, la vigencia y razón de ser del país, la mística nacional y determine el objetivo y camino que en el futuro todos hemos de recorrer, creemos que guiados por la premisa recibida de la historia de que "no podemos contar sino con nosotros mismos". 

Estamos en una encrucijada. Por un lado, continuar con el camino que llevamos que nos ha deparado en los últimos 40 años una semidictadura, una dictadura completa, una democracia manejada por demócratas irresponsables
que en 15 años  con su ego exhorbitado y absurdas teorías de que se puede vivir sin trabajar, alumbrados con la tesis de que "los ricos deben ser mas ricos para que acumulando capital hagan inversiones que le den trabajo a los pobres" según doctamente nos enseñara el Sr. Sanguinetti nuestro ex líder, y que lamentablemente aplicara en una demencial distribución de la riqueza que hizo que mientras el país ganaba  durante 30 años los uruguayos eran mas pobres, ya que los famosos ricos inversores no invirtieron y si colocaron el exceso de sus ganancias en sus cuentas externas, el dinero de los plomeros y carpinteros uruguayos sirvió en definitiva para crear empleo a los uruguayos que emigraron a los EE.UU.   

Cabe inferir que para ellos en Uruguay alcanza con 2 millones de habitantes, con el retorno a la estancia cimarrona, el mantenimiento de unos pocos rubros de exportación, la importación de todo lo que se consuma, el turismo, los servicios y el mermado rendimiento de la famosa plaza financiera,  este es el camino sin otra alternativa según su política. 

Un país donde los sobrevivientes al final del proceso, se supone, podrían vivir muy pero muy felizmente.

Hoy por hoy, quienes han dominado el país durante los últimos 180 años, no tienen ya posibilidad física de desarrollarlo, solo pueden involucionarlo apoyándose en las formas sobrevivientes del precapitalismo y volviendo, para mantener ese dominio a formaciones socioeconómicas de un pasado  ya lejano.

Por otro lado, desarrollar el país cumpliendo los requerimientos del sistema económico predominante, asegurar la producción de bienes y servicios desde un punto de vista nacional, para satisfacción de la nación uruguaya, para su
usufructo por todos los uruguayos estén donde estén. 

El sector dominante está totalmente incapacitado hoy para completar el desarrollo del sistema, terminemos  pues esta etapa,  creemos la acumulación del capital necesario, desarrollemos el mercado interno, la exportación, retornemos a un país con vida, con productividad, con rentabilidad para la inversión,  generemos una rentabilidad superior a la que ellos en su incapacidad no pueden obtener., seamos mejores aun en sus propias reglas, pero jamás les debemos volver a dejar  los resortes de la resolución, del manejo de la cosa publica, del manejo del capital básico acumulado.   El gerenciamiento de la inversión,  el direccionamiento de la producción en sentido nacional,  el contralor y conversión del sistema financiero en función del beneficio nacional.

Un nuevo contrato social que determine un aumento significativo en el nivel de desarrollo de la democracia nacional, demostremos el valor económico de  la extensión de la democracia, del nuevo sentido común,  donde los propietarios reales del país tengan verdadera posibilidad de decidir y controlar el uso de sus bienes,  donde  la participación y control se pueda llevar hasta el lugar mas recóndito de la economía y la sociedad,  con cada uno pueda participar  y ser escuchado, donde nuevas y viejas formas organizativas se hagan instrumento de uso diario y común,  en definitiva, donde el dueño, el común,  controle cómo engorda el buey.

Los Uruguayos tenemos  todos los medios, la inteligencia la convicción y laç posibilidad de resolver este nuevo contrato social, en el marco de una nueva moral y ética nacional,   tenemos el conocimiento, la experiencia de trabajo
conjunto y comunitario, el sentido de organización y respeto por la institucionalidad, para esto podemos también llamar a la participación de los cientos de miles de compatriotas que se encuentran  fuera del país a que
contribuyan con el financiamiento, el gerenciamiento y direccionamiento de la riqueza nacional que debemos crear nuevamente,  en la reconstrucción de nuestra patria,  consolidemos  con su participación los aportes tecnológicos
de la nueva economía que indefectiblemente debemos desarrollar, incorporemos su experiencia en la tecnología, mercados, comercialización y vínculos,  no puede haber duda alguna de su participación si son llamados a
ocupar un lugarcito en una gran tarea para la que debemos ponernos todos de acuerdo y les demostramos que el país esta realmente unido y capacitado para recibir su esfuerzo. 
El primer objetivo debe ser político,  reunir la voluntad de los uruguayos en un fuerte  haz que permita concentrar el esfuerzo de cada uno y todos juntos, multiplicar la fuerza y  dirigirla  hacia los objetivos económicos y
sociales imprescindibles. 

Una nueva campaña en la procura de nuestra libertad definitiva, que, hoy sólo puede pasar por no deber, por disponer de nuestra propia riqueza por nuestra renovada disposición de la obligación de hacer mas felices a todos y sobre todos los menos privilegiados. LA ONDA® DIGITAL


Contáctenos

Archivo

Números anteriores

Reportajes

Documentos

Recetas de Cocina

Marquesinas


Inicio

Un portal para y por uruguayos
URUGUAY.COM

© Copyright 
Revista
LA ONDA digital