UNASUR, otro organismo más simbólico que práctico
Sudamérica sigue
jugando a la integración
por Bernardo Quagliotti de Bellis

Presidentes de doce países sudamericanos, firmaron en Brasilia un nuevo mecanismo  de integración regional, que permitiría fusionar  los objetivos trazados  por el MERCOSUR con los que definiera la Comunidad Andina. ¿Posible realidad? ¿Otra frágil utopía ? ¿Sigue Iberoamérica coleccionando  en su archivo histórico, fotos de reuniones cumbre de puro tinte social? Así pareciera y …. nos acercamos al  bicentenario de  los primeros gritos de independencia.. “Cosas de estos países”,

diría Mariano José de Larra.

 

El Mercosur, analizándolo con realismo, se mantiene  en base al  bilateralismo argentino-brasileño. Paraguay y Uruguay, actualmente, han quedado registrados  como  socios nominales. Chile, un asociado que juega sus partidas en solitario. Actuando con el mismo criterio analítico, el antiguo Acuerdo de Cartagena, desde su creación en 1969, luego Comunidad de Naciones Andinas, viene sufriendo graves alteraciones, motivadas por enfrentadas ideologías  y la intervención “imperial” de Washington.    

 

Los actuales  gobernantes iberoamericanos no comprenden que la racionalización armónica de los espacios, es la acción fundamental que debe dirigir la conformación del nuevo ser integral iberoamericano.   

 

El sistema virreinal español se fundó en una lógica geográfica y económica, cuya eficacia  quedó demostrada por los siglos que duró. Su liquidación convirtió a esa lógica geográfica en “fatalidad física”· y, a la económica en desorganización del todo. Señala J.J. Hernández Arregui (“El ser nacional”, 1973): “La antigua interdependencia suplida por la independencia de las partes, fracturó a la América hispánica en el agregado de naciones enfermas que dura en nuestros días”.

 

Los problemas fundamentales del continente sudamericano son insolubles  si se siguen considerando país por país y trecho a trecho. Es necesario pensar y actuar con medidas y proyectos a escala continental. “En su historia , Iberoamérica a partir de principios del siglo XIX comienza a desmembrarse. En la protohistoria vivíó enteramente unida en función geográfica. La geografía, traicionada por la historia, siguió predicando en vano” (Luis  A. Sánchez: Exámen espectral de América Latina, 1962).

 

Tomando en cuenta esta realidad, hay que considerar que el esfuerzo por una complementación global (política, económica, educativa, tecnológica, de seguridad y defensa), obliga a estos países a realizar un sincero esfuerzo (más allá de los discursos en las reuniones Cumbres) , para poder compatibilizar las diferentes posturas existentes, algunas de ellas en grado extremo. 

 

Otro organismo de integración regional

Con Unasur,  van diez organismos regionales superiores , a los que hay sumar los acuerdos sub-regionales, bilaterales y grupos de apoyo y los TLC de algunos países con Estados Unidos. La burocracia de los mismos está asentada en todas las capitales sudamericanas: Caracas, Bogotá, Lima, Santiago de Chile, Buenos Aires, Montevideo, Asunción del Paraguay, Sucre, Brasilia. Sólo faltaba Quito,  que será sede de la Secretaría General de la flamante  UNASUR.  

 

En el 2000 en una primera Cumbre regional convocada por el entonces presidente brasileño Fernando Enrique Cardoso, éste lanzó la idea de “soldar” al MERCOSUR con el CAN. Las conversaciones continuaron en otras Cumbres ( 2002 en Guayaquil y 2004 en Cuzco donde se adoptó el nombre de Comunidad de Naciones Sudamericanas.

 

En la Cumbre Presidencial de 30 setiembre de 2005 realizada en Brasilia se definió una agenda prioritaria y un programa de acción;  y en 2007, con motivo la I Cumbre Energética realizada  en la isla venezolana Margarita, se  aprobó el nombre definitivo de “Unión  Sudamericana de Naciones”, acordándose para un  futuro la constitución de un Parlamento Sudamericano con sede en Bolivia que, inicialmente, convivirá con los ya existentes parlamentos del MERCOSUR, Pacto Andino, Acuerdo Amazónico y el Parlamento Latinoamericano. ¿Cómo se logrará acuerdo entre las decisiones de tantos parlamentos? El futuro lo dirá. 

 

En realidad el proceso integracionista en Iberoamérica ofrece conformidad y gusto para todos , aunque en el caso del Unasur,  ya  comenzaron las discrepancias de opinión entre algunos presidentes, situación que llevó a manifestar a su primera presidente designada  -Michelle Bachelet- :”Suramérica no puede darse el lujo de “farrearse” la oportunidad integradora que tiene la región con la consolidación de UNASUR”.

 

Primer traspiés: el ex-presidente ecuatoriano Rodrigo Borja  renunció a la Secretaría  General del organismo, cargo que le fuera ofrecido el 16 de abril de 2007, manifestando Resulta penoso reconocer que las empresas privadas han sido más visionarias que los Estados de nuestra América Latina en acudir al recurso de la integración”  vaticinando, “… las transnacionales tienen sin duda el designio de suplantar a los Estados y conformar imperios”.

 

El acta aprobada en esta Cumbre Extraordinaria de Brasilia, además de fijar a la ciudad de Quito como sede de su Secretaría Ejecutiva ,   creó un Consejo de Jefes de Estado y otro Consejo de Ministros. Pero, el punto concreto presentado verbalmente  por el presidente Lula da Silva, referido a crear un Consejo de Defensa no fue aprobado ante la reticencia de algunos países, con la única excepción de Colombia, designándose  una Comisión para que en un plazo de 90 días, definiere la conformación  y cometidos que tendría dicho Consejo.

 

Estados Miembros

UNASUR está integrada por los países de la CAN (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú), por los integrantes del MERCOSUR (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay) y Venezuela en lista de espera; también por Chile, Guyana y Surinam; y como Estados Observadores México y Panamá.

 

No participan la Guayana francesa por ser considerada un departamento de ultramar de Francia (Unión Europea) y las islas Malvinas (o Falkland Islans), las Georgias del Sur y las Sándwich del Sur, por ser territorios coloniales marítimos del Reino Unido, sujetos a reclamos de soberanía por Argentina.

 

Para el gobierno uruguayo, “La Unasur sin México es una unidad sencillamente incompleta e insuficiente”.  Este punto tiene una fuerte oposición por los países que  -a excepción de Argentina, Brasil y Uruguay-  anteponen como obstáculo la pertenencia de México al Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) junto con Canadá y Estados Unidos.

 

Para ocupar la Secretaría Ejecutiva de Unasur, figuran entre los candidatos Néstor Kirchner (apoyado por el presidente de Ecuador)  y el Embajador boliviano Pablo  Solón Romero, según información de “Folha de Sâo Paulo”.

 

Cifras comparativas con otros bloque/país

 

Bloque

superficie

población

pib  U$S ib por/hab
UNASUR 17.649.335  km2 381.939.612  hab. 2.886.780  millones u$s     7.537
TLCAN  21.783.850   “     443.428.605   “      16.715.678      “                 26.527
U.Europea   4.450.067    “      494.543.486   “      18.493.009      “            “     26.742
ASEAN   4.948.860    “      582.818.004   “      1.450.639      “            “       4.014

 

Unasur: ¿un fiasco?”

El  muy reconocido diplomático ecuatoriano, ex   Ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador Embajador Francisco Carrión Mena  fijó su posición  -por escrito-  respecto a la creación de Unasur. Tituló su artículo:  : Unasur. ¿un fiasco ?,  la que hizo llegar a   GEOSUR de la cual transcribimos algunos de sus párrafos:

“En abril de 2007 aplaudí la decisión de los mandatarios sudamericanos de crear la Unasur, con sede en Quito y con su primer secretario general el ex presidente Rodrigo Borja. Fue sin duda un éxito para el Ecuador, pues la integración  de los países de la región es un imperativo en nuestra agenda internacional. Al Ecuador le favorece participar en proyectos de integración regionales, en ámbitos como el energético, las líneas, la infraestructura, entre otros y no solamente en lo comercial ni arancelario.  Le conviene integrarse en ámbitos físicos que superen las diferencias económicas, políticas e ideológicas, como es el caso actual. Y esa era la propuesta para la naciente organización regional.

 

No obstante, parecería que el esquema aprobado para la Unasur en Brasilia no recoge  esas expectativas, pues el instrumento aprobado en Brasilia convierte a la Unasur en un aparato sin músculo, sin mayor poder político, adiposo e incapaz de impulsar el ambicioso proyecto integrador originalmente planteado. El presidente Correa llegó a decir que la organización “no sirve para nada” –en otras palabras un fiasco.”

 

¿Tiene futuro la Comunidad Sudamericana de Naciones?

El proyecto Unasur se presenta como  una oportunidad política para la mayor parte de sus Estado-Miembros,  oportunidad particular que va más allá de las verdaderas bases de una integración o complementación regional. 

 

Brasil - quien había lanzado la idea de crear anteriormente el  ALCSA, (Asociación Libre Comercio Sudamericana)  mediante Unasur-  podrá tener mejores accesos al Pacífico, donde ya    acordó la construcción de un “corredor”  cruzando los territorios de Bolivia-Chile-Perú.  Igualmente hacia el  Caribe vía Colombia o Venezuela, logrando por tanto un mejor control de la Cuenca Amazónica  y un creciente protagonismo como potencia continental.  

 

Chile – que se destaca por su economía exportadora  como la más eficiente de América del Sur, la Unasur desde el ángulo geoestratégico puede proveerle materias primas, energía, mercados regionales, ampliando su área de influencia multilateral, dado que su energía depende de los acuerdos con Bolivia y Argentina. Y, eventualmente de Venezuela y Ecuador.

 

Venezuela- con su solvencia económica podría influir abiertamento en las directrices político-económicas de los países del Unasur, como ya lo está logrando en  Argentina, Bolivia, Ecuador, Bolivia y Uruguay.

 

Bolivia – podrá desempeñarse con gran holgura como la bisagra regional entre la CAN y el MERCOSUR, como eje de comunicaciones entre el Norte y el Sur del sub-continente Es el corazón del “heartland” sudamericano, que comparte con Paraguay. Una equivocada fragmentación política de su territorio sería fatal para  la región.

 

Peru – pretende convertirse en el “puerto” de salida y entrada de Brasil  y de la región centro sudamericana, hacia los mercados asiáticos, con sus puertos oceánicos en el norte y sur de su territorio.

 

Ecuador – podría  alcanzar un desarrollo más justo y solvente, al estar situado geográficamente entre tres vecinos  superiores: Perú, Colombia,. Brasil, y, a su vez, la oportunidad de  proyectarse a la cuenca amazónica a la cual perteneciera antes de la quita que le hiciera Perú.

 

Colombia – podría volcarse con más entusiasmo a América del Sur y variar su situación geopolítica que la mantiene dependiente a los intereses de los Estados Unidos que van más allá del narcotráfico, pues esta relación con Washington tiene mucho que ver con el enfrentamiento de Estados Unidos con    la Venezuela de Chávez.

 

Surinam y Guyana – a través de Unasur podrían armonizar sus relaciones con Venezuela y Brasil, prioritariamente, y de este modo incorporarse en el quehacer continental.

 

Argentina, Paraguay, Uruguay – Si bien están de acuerdo con un mayor acercamiento entre la CAN y el Mercosur, este breve sumario permite indicar que la CAN tendría un peso geopolítico muy importante, conjuntamente con Brasil. Ante tal realidad  , sectores políticos y empresariales de Argentina, Paraguay y Uruguay , manifiestan  cierta aprensión a este nuevo sistema, otro organismo parásito  inútil que habrá que mantener” (diario ABC de Asunción) ,  en el caso que sea  ratificado por los parlamentos de -por lo menos-  por nueve países sudamericanos.

 

Argentina ha manifestado su aprobación a la creación de Unasur, en base a las íntimas relaciones que actualmente mantiene con Venezuela, Ecuador y Bolivia y como forma de “frenar” la participación de Brasil.

 

Uruguay, según declarara el Vice-Presidente Nin Novoa, luego de la reunión de Brasilia: Uruguay no podía estar afuera del un proceso de integración al cual iban a integrarse once países de América del Sur y fuera el único que eligiera el camino de la soledad y del aislamiento”  reconociendo a renglón seguido que Unasur “Crea un espacio de reflexión política para tratar de limar las diferencias socioeconómicas que existen entre los países de América del Sur, donde se distribuye peor la riqueza”.

La reflexión la deberán ejercer los parlamentos cuando analicen  lo positivo y lo estéril de esta nueva utopía. El fracaso de otros  organismos de integración , que le sirva a Uruguay en tal importante como responsable reflexión.

LA ONDA® DIGITAL

© Copyright 
Revista
LA ONDA digital