Se creó la CELAC: las
claves de su existencia

Por Agustín Moreno Perdomo

DECLARACIÓN FINAL DE LA CELAC

Este viernes 30 de noviembre se inauguró en Caracas la Cumbre constitutiva de la CELAC, que excluye a Estados Unidos y Canadá. Acudieron todos los líderes de Latinoamérica, excepto Costa Rica, Perú y El Salvador que enviaron a representantes. 30 de los 33 principales mandatarios participaron en el nacimiento de la nueva integración.

El Presidente Sebastián Piñera se sumo en la última jornada del evento participando de la primera reunión institucional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC). El mandatario chileno tendrá un papel protagónico ya que asumirá por un año la dirección y coordinación pro tempore del nuevo organismo que unirá a todas las naciones del continente, salvo Estados Unidos y Canadá.

El líder venezolano Hugo Chávez anfitrión del evento afirmo; “Jefferson ya dijo en el siglo XIX que el destino de Estados Unidos sería tragarse una por una las antiguas colonias españolas. Así nació Estados Unidos, así es su naturaleza. Ojalá cambie algún día”. Para mucho conductores Sudamericanos los países latinoamericanos discutan hoy los problemas de la región sin contar con Washington.

Sin embargo, la mayor parte de los líderes quieren que la CELAC sea un complemento con la OEA, no una sustitución; “Esa unidad tan luchada, tan ansiada, de estos últimos 200 años siempre se estrelló contra fuerzas más poderosas, contra acciones externas y nuestras propias debilidades”, advirtió el comandante-presidente, como se le denomina institucionalmente en Venezuela.

Chávez ya había adelantado sus propósitos antes de su discurso. “A medida que pasen los años, la Celac va a ir dejando atrás a la vieja y desgastada OEA, un organismo manipulado por EEUU”, sostuvo horas antes de la inauguración. Rafael Correa, que durante semanas marcó la posición de los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), también insistió al aterrizar en Caracas: “Es un paso adelante para lograr mayor autonomía, un foro propio sin la influencia de los norteamericanos”.

En un discurso que glosó con citas de varios libros, Chávez recordó al fallecido expresidente argentino Néstor Kirchner, y rindió homenaje al líder cubano Fidel Castro y al exmandatario brasileño Luiz Inacio Lula Da Silva en el momento del "parto", como denominó, al nacimiento de la CELAC.

"¿Hasta cuándo, hasta cuándo vamos a ser nosotros la periferia atrasada, explotada y mancillada? Ya basta, estamos poniendo aquí la piedra fundamental de la unidad, la independencia y el desarrollo" de la región, señaló el mandatario.

El jefe de Estado venezolano, de 57 años, indicó que "es un parto lo que está ocurriendo aquí hoy".

Uruguay
En su alocución, en la sesión plenaria de la CELAC el Presidente José Mujica subrayó que el sueño de los libertadores de América no fue posible porque quien dominaba los puertos tenía el poder económico y militar de las ciudades. “Esa historia explica por qué vivimos tanto tiempo a espaldas de nosotros mismos, porque era mas importante la relación comercial con el mundo central”, afirmó. “Para que los derechos de los débiles tengan peso en el concierto mundial hay que dejar de ser débil y el único camino es juntarse”, sostuvo Mujica en su participación del sábado 3 de diciembre en Caracas, y subrayó que “las patrias latinoamericanas, producto de una historia de luchas, necesitan un alero que las proteja, sino serán una hoja al viento”.

Según el Presidente el desafío de la CELAC será superar obstáculos lógicos del mundo central y obstáculos de los propios países de Latinoamérica. "Es un compromiso para los estados para garantizar la permanencia y para el logro parcial de los proyectos políticos".

Otro punto aún débil para Mujica es que no se logró una penetración en la conciencia publica masiva de los movimientos sociales. “Ni los obreros ni los universitarios paran por la integración del continente. Hay un trabajo que no se hace acá y que es nuestra responsabilidad. Esto precisa calor de pueblo”, enfatizó y recordó que detrás de Artigas estaban las masas heroicas y analfabetas, y que los negros sometidos participaron de la gesta revolucionaria.

“Hay una lucha de ser o no ser y nuestro deber será trabajar en la agitación de la conciencia de nuestros pueblos. Si no tenemos el aliento, el empujón, la participación de los de a pie, no tendremos la fuerza para llevar adelante este desafío”, puntualizó Mujica.

“La integración no está a la vuelta de la esquina, es una proeza de nuestro tiempo, porque no es fácil conquistar una segunda independencia. Tiene obstáculos grandes, pero lleva un logro formidable”, agregó.

Al finalizar el Presidente de la República señaló que América Latina, con sus 600 millones de habitantes demuestra las posibilidades y potencialidades del continente y su rol en el mundo. “No hay que tener vergüenza de producir materias primas, hay que tener vergüenza de no aplicar los mecanismos responsables de explotación". (…) "Industrializar no es tener más chimeneas, sino mayor valor agregado”, subrayó y enfatizó que el peor error en este contexto es perder la inteligencia. En tal sentido, dijo que sería más relevante que las universidades públicas de América Latina y el Caribe se reunieran porque son el capital del futuro.

“Hay un canto de esperanza en esta América Latina, pero la batalla es fenomenal y va a tener etapas”, sentenció.

El mandatario agregó que las relaciones comerciales también cambian y Asia pasará a ser determinante. “Algún día quienes tuvieron olvidada la mirada hacia el sur mirarán al sur, casi con gesto defensivo. Para ese entonces debemos estar juntos y fuertes. No debemos cometer el error del dogmatismo. Acá deben estar todos, derecha, centro e izquierda”. Por último destacó que el éxito regional solamente se alcanza "si tenemos la actitud global de entender que ningún capital vale más, defensivamente, que tener la grandeza de andar juntos por encima de las diferencias.”

Argentina

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha pedido a los países que fundarán la Comunidad de Estados de Latinoamérica y Caribe (CELAC) que "trasciendan el discurso político" y planteen la ejecución de "acciones concretas" para aprovechar "esta oportunidad histórica de convertirnos en protagonistas del mundo".

Durante su discurso, Fernández de Kirchner ha recalcado la necesidad de reforzar el intercambio interregional para encarar de manera efectiva la crisis económica mundial, según ha informado la Agencia Venezolana de Noticias.

En este sentido, ha señalado las cifras ofrecidas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) sobre el nivel del comercio dentro de la región de los países miembro de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), que apenas alcanza 16 por ciento del total.

"Es decir, 84 por ciento de las importaciones y exportaciones se van fuera de nuestros propios países, por eso creo que para sentarnos a hablar de integración (tenemos que) mirar los números para abordar los temas de manera más efectiva", ha especificado Fernández de Kirchner.

La presidenta argentina ha agradecido el respaldo de la CELAC a la soberanía argentina sobre las islas Malvinas y ha subrayado el aporte de los mecanismos de integración existentes. "Creo que debemos ser lo suficientemente inteligentes para que no se repita la historia de despojo y de procesos truncos", ha apostillado.

Por último, ha destacado la importancia de la lucha contra el narcotráfico y ha pedido que se pidan responsabilidades a los países desarrollados "que se encargan de legitimar los capitales provenientes de ese delito".

"Nunca encontramos dónde lavan ese dinero y es evidente que no lo hacen en bancos latinoamericanos. Latinoamérica se queda con las víctimas y las armas mientras los demás se quedan con el dinero", ha remachado Fernández de Kirchner.

Brasil
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dijo hoy que América Latina debe apostar por una mayor “integración” y un impulso de la “inclusión social” para mantener el crecimiento de la economía regional y blindarse frente a la actual crisis financiera.

“En América Latina nosotros tenemos que perseguir la integración, nuestro nuevo paradigma así lo exige. Y queremos una integración que no sea aquella que solo beneficia a algunos países”, indicó Roussef en la primera intervención de la plenaria para la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Rousseff consideró que la crisis económica debe estar en el “centro de las preocupaciones políticas” del nuevo organismo regional, que excluye a Estados Unidos y Canadá, visto que “son reales los temores de una recesión de naturaleza global”.

En este sentido, señaló como un “gran problema” de la actual coyuntura económica “el temor de la desintegración de la zona del euro”.

“Necesitamos una América Latina que se dé cuenta que para garantizar y preservar su ciclo actual de desarrollo con inclusión social (…) hace falta que cada uno de sus países tengan conciencia de que se necesitan los unos de los otros”, apuntó la mandataria.

Rousseff dijo, además, que la región debe liderar un “nuevo paradigma” económico con dos retos principales: mantener el crecimiento “con el aspecto de inclusión y la justicia social” y crear empleos de calidad.

“Estoy hablando de un nuevo paradigma en que las economías más desarrolladas de nuestra región no pueden ni absorber ni subordinar ni tampoco tutelar a sus vecinos como estamos viendo que está pasando en partes que hasta entonces que eran dichas civilizadas”, sostuvo.

Rousseff también pidió combinar la idea de una América Latina “proveedora de materias primas” con una zona que también muestre “su vocación para generar conocimiento”.

La presidenta brasileña subrayó que el mecanismo que hoy empieza a tomar forma no será “de corto plazo o un camino de facilidades”, pero estimó que con respeto a la independencia de los países no habrá “otros cien años de soledad, sino cien años de integración”.

México
Su presidente, Felipe Calderón, se sumó a la cumbre de Caracas sin contemplaciones. De hecho fue el encargado de abrir la ceremonia inaugural. “La integración y la unidad política, social y económica es una ilusión viva. Por eso estamos aquí”, sostuvo Calderón.

El presidente mexicano apostó por la democracia, la justicia, la libertad y los derechos humanos como pilares de la integración. “Y también el impulso de la prosperidad y la competitividad” en medio de la “tormenta de la economía mundial”. Calderón insistió en romper la brecha entre “ricos y pobres, entre Norte y Sur”.

Opina la CEPAL sobre la CELAC
La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que nacerá esta semana en Caracas, conformará un bloque económico que este año espera generar un Producto Interno Bruto (PIB) de 5 mil 212 billones de dólares.

Según estadísticas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la nueva organización estará constituida por 33 países de la región que en conjunto reúnen 580 millones de habitantes, con un ingreso per cápita de 8 mil 980 dólares.

El PIB latinoamericano y caribeño representa el 8.0 por ciento de la producción mundial, mientras que los habitantes de la región equivalen al 8.5 por ciento de la población del planeta, indicó la Cepal.

En el ámbito social, Latinoamérica y el Caribe cerrarán este año con una pobreza del 30.4 por ciento, porcentaje menor en 1.0 punto porcentual al registrado en 2010 y equivale a 174 millones de habitantes, 3 millones menos que el año anterior.

La Celac que será constituida este fin de semana en Caracas representa el mayor logro político regional de los últimos tiempos, dijo este miércoles la titular de la Cepal, Alicia Bárcena.

Consideró que el nuevo organismo deberá dar “pasos decisivos” hacia la integración regional y establecer un diálogo más profundo con otros bloques.

Bárcena, quien participará como invitada en la Cumbre en Caracas, afirmó que en entrevista con Notimex que la Celac “es una oportunidad única que no hay que dejar pasar porque la región se podrá dedicar a mirarse a sí misma, a compartir sus experiencias y a repensarse desde sí misma”.

“Por eso creo que es el logro político más importante de los últimos tiempos. Es la primera ocasión en que toda la diplomacia de los países de América Latina y el Caribe confluirá en un sólo mecanismo de diálogo, cooperación e integración”, añadió.

La secretaria ejecutiva de la Cepal, una bióloga mexicana experta en la lectura de códices mayas y con estudios en Economía y Administración Pública, indicó que el naciente organismo regional ayudará “a construir una ciudadanía latinoamericana y caribeña”.

“Es un paso muy importante para la integración de la región, para la cooperación entre nuestros países y para el intercambio de experiencias de todo tipo, culturales, económicas, sociales”, puntualizó Bárcena.

Bárcena señaló que la Cepal (organismo de Naciones Unidas con sede en Chile) acompañará de manera permanente el proceso integracionista que echará andar el nuevo organismo porque “será una gran oportunidad para nosotros, que nos dedicamos a pensar la región”.

Dijo que será la primera vez que todos los Estados latinoamericanos y caribeños estarán representados en un solo mecanismo, lo que le dará a la región un sólido frente de interlocución ante otros bloques, países y zonas del mundo.

En 2012, por ejemplo, se realizará en Chile una Cumbre América Latina y el Caribe-Unión Europea “y nuestra región ya estará representada por la Celac”, agregó.

De acuerdo con la secretaria ejecutiva de la Cepal, el naciente mecanismo podrá profundizar en temas centrales, como el comercio intrarregional, el fortalecimiento de la demanda interna y el desarrollo social de nuestros países.

Consideró que los mecanismos subregionales de integración, como la Unasur, el Caricom y el sistema centroamericano se verán “muy fortalecidos con esta plataforma fundamental que crearán los presidentes en Caracas”.

EEUU
Estados Unidos indicó; "Hay muchas organizaciones subregionales en el hemisferio, nosotros pertenecemos a algunas y a otras no, nosotros seguimos trabajando a través de la OEA, que es la organización multilateral preeminente que habla por el hemisferio", dijo el portavoz del Departamento de Estado Mark Toner ante una pregunta sobre la CELAC. A diferencia de ésta última, donde son miembros todos los países del hemisferio occidental -si bien Cuba rechaza regresar a ella después de que se levantara su suspensión en 2009- a la formación y participación en la CELAC no han sido invitados ni Estados Unidos ni Canadá.

China
El presidente de la República Popular de China, Hu Jintao, manifestó este viernes, a través de un documento, su apoyo al establecimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Así lo dio a conocer el presidente de la República, Hugo Chávez Frías, durante el desarrollo de la cumbre fundacional de este bloque, donde leyó el documento, enviado por Hu Jintao, en solidaridad a la iniciativa de los 33 países que se agrupan en este mecanismo. Reseñó AVN.

"Pese a la lejanía que separa a China y a América Latina y el Caribe, la amistad entre nuestros pueblos se remonta a tiempos antiguos. En el siglo XXI las relaciones chino-latinoamericanas vienen desarrollándose de manera integral y rápida, acompañadas por la constante ampliación de una cooperación beneficiosa para ambos en las diversas áreas", refiere el documento leído por el Jefe de Estado Venezolano.

La diez calves de Martín Granovsky en Pagina12
para interpretar la Celac

Clave uno. La Celac no sustituye a la Unasur, la Unión Sudamericana de Naciones creada en 2004, relanzada en 2007 y consagrada en su eficacia regional con la secretaría ejecutiva de Néstor Kirchner en 2010. En términos políticos la Unasur sigue siendo el núcleo homogéneo y, como tal, fue el motor de la Celac. Al impulsar el nuevo organismo, brasileños y argentinos se cuidaron de no diluir a la Unasur, así como la Unasur no diluyó al preexistente Mercosur.

Clave dos. La Celac incluye a México, y el propio presidente Felipe Calderón abrió las sesiones, pero la Argentina no repite viejos esquemas según los cuales México debe ser un contrapeso para el espesor internacional de Brasil.

Clave tres. La prueba de los dos primeros puntos es que Cristina Fernández de Kirchner y Dilma Rousseff utilizaron el marco de la cumbre de Caracas para anunciar la creación de un llamado por los gobiernos Mecanismo de Integración Productiva entre la Argentina y Brasil. “Cuando Brasil crece, crece la Argentina”, dijo el canciller Héctor Timerman en una síntesis que pareció apuntar a una visión: más allá de las diferencias comerciales, que no superan el 10 por ciento del volumen total del intercambio entre los dos países, la Argentina apuesta a subir la escala de la relación con Brasi. Y aquí no hay espacio para la nostalgia sobre el PBI de cada país hace 100 o hace 50 años. Brasil está a punto de superar al Reino Unido en el ranking de las economías más poderosas del mundo y resulta que es el gran vecino de acá al lado. Pragmática, la Argentina actúa según esa realidad y se beneficia de ella tanto en términos económicos como políticos. Un ejemplo del último aspecto es el respaldo de la Celac al reclamo nacional de abrir negociaciones diplomáticas con el Reino Unido para recuperar las Malvinas.

Clave cuatro. Brasil y la Argentina no abandonaron a Venezuela ni como apuesta regional (centrada en el potencial energético de los venezolanos y en su rol creciente de puente entre Sudamérica y el Caribe) ni como apuesta política (Cristina y Dilma prodigaron gestos de cariño incluso personal a Chávez, que pelea con la biología y contra el tiempo para un eventual armado oficialista de cara a las elecciones).

Clave cinco. La euforia del presidente cubano Raúl Castro, que calificó a la Celac de la iniciativa más importante de los últimos 200 años, muestra otra cara del nuevo organismo. No reemplaza a la Organización de los Estados Americanos, que sí incluye a los Estados Unidos y tiene apartada a Cuba, pero sigue vaciando de contenido concreto a la OEA. Y, de paso, ofrece un paraguas de amplio espectro político para que Cuba pueda emprender una transición lo más ordenada posible desde la revolución hacia la construcción de un capitalismo mixto que no termine un buen día con una invasión de empresas inmobiliarias de Miami.

Clave seis. La Celac es otra forma más de reunirse y discutir en un mundo multipolar que se encuentra en plena reformulación. Los Estados Unidos, que aún son la única hiperpotencia militar, estos días respiran aliviados ante la caída del índice de desempleo al 8,6 por ciento, por debajo del 9 que parecía imposible de perforar. La Europa comunitaria discute ya sólo la medida en que cada país se reservará alguna cuota de soberanía ante la decisión alemana de convertirse en el gendarme fiscal de sus 27 socios, que así dejan de serlo para transformarse en pupilos. Beijing desacelera el crecimiento sin enfriarse mientras avanza en una sorda disputa naval, típica de la Guerra Fría, a ver quién predomina sobre quién en el Pacífico y el Mar de la China. Rusia hace lo propio con su marina en el Báltico. En ambas regiones está en juego no sólo el acceso a mercados, sino el control de riquezas naturales submarinas a explotarse en el futuro, desde petróleo y gas hasta yacimientos de oro.

Clave siete. En la multipolaridad hay instancias de construcción de poder regional nítido, como Unasur o el Nafta, y también instancias más débiles con objetivos menos permanentes, de composición más heterogénea o de conversión en foros de debate. Un ejemplo son los Brics, que integran Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. No tienen un objetivo militar común, pero sí disputan juntos cuotas mayores de poder en el Fondo Monetario Internacional e intentan terciar en la crisis europea para evitar una caída brusca de la UE. Otro ejemplo, donde hoy se concentra la tensión de la discusión sobre los modelos internacionales de desarrollo, es el G-20, con presencia de dos latinoamericanos en sintonía (la Argentina y Brasil) y otro alineado con Washington, como México.

Clave ocho. México ya eligió el Nafta (fruto de una decisión política de integración con los Estados Unidos y a la vez consagración de una dependencia comercial y económica respecto del mercado norteamericano), pero un futuro gobierno del Partido Revolucionario Institucional que surja de una victoria eventual el 1ª de julio puede necesitar que a mano haya un foro donde retomar cierta dimensión simbólica de autonomía cultural respecto de su gran vecino. Esa perspectiva sería aún más acuciante si el presidente que suceda a Calderón, del conservador PAN, decidiera cambiar la actual estrategia de enfocar la lucha contra el narcotráfico como una guerra. El enfoque no es sólo intelectual: en México ya murieron más de 40 mil personas en los últimos cuatro años, el narcotráfico no se redujo y el contrabando de armas entre el sur de los Estados Unidos y el norte de México es tan fluido como la trata de inmigrantes.

Clave nueve. La Celac no surge como un organismo dirigido contra los Estados Unidos, y no podría hacerlo por la pluralidad de sus integrantes, pero la mera ausencia de Washington es un indicio de que, siempre que los latinoamericanos eviten el delirio y se abstengan de dar por extinguido el poder de los Estados Unidos, tienen un espacio de autonomía para construir instituciones como Unasur o el Consejo Sudamericano de Defensa.

Clave diez. Chávez no sólo estuvo hábil para utilizar la Celac como una forma de legitimación interna. No podría haber llegado a este punto sin haber desplegado en el Caribe, donde no todos los países son Cuba, Nicaragua o El Salvador, aun con todas las diferencias entre los tres, una diplomacia basada en el activismo que México dejó hace ya 20 años y en la provisión de petróleo más barato.

Final con Troika
Previo a traspasar la Presidencia Pro Tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) a Chile, el Presidente de Venezuela Hugo Chávez informó que se alcanzaron diversos acuerdos especiales que integran un comunicado especial sobre Islas Malvinas, la necesidad de poner fin al bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, el compromiso de inclusión social y un comunicado especial sobre seguridad alimenticia. También se acordó respaldar la estrategia de seguridad de Centroamérica, la eliminación total de armas nucleares y la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico.

Chávez explicó que, como no hubo total acuerdo en cuanto a que las decisiones se tomen por consenso o votación, se resolvió que el tema se evaluará en los próximos eventos y mientras tanto se seguirán tomando decisiones por consenso. La “Troika” es la figura administrativa que efectuará el control y seguimiento de las acciones y compromisos asumidos. Su integración será asumida por el presidente actual junto a quien le antecedió y quien le precederá, por ello, durante 2012 será responsabilidad de Chile, Venezuela y Cuba.

Este organismo se encargará, además, de estudiar diversas propuestas presentadas en el marco de esta cumbre de dos días, entre las que se encuentra la propuesta de Trinidad y Tobago para que la “Troika” sea integrada por más países. También analizará la propuesta de Panamá para establecer en ese país una secretaría ejecutiva permanente para apoyar al seguimiento de las acciones.

En el 2012 será en Santiago

El Presidente de Chile, Sebastián Piñera, sostuvo que la finalidad de esta comunidad es promover el crecimiento de los pueblos, con mas justicia y equidad, creando verdaderas oportunidades para las nuevas generaciones. “Tenemos una deuda pendiente y tenemos que recuperar el tiempo perdido. Con la colaboración de todos los países se buscará sacar adelante esta comunidad”, subrayó y anunció que la próxima reunión de CELAC se realizará en Santiago de Chile.

LA ONDA® DIGITAL

Portada


Contáctenos

Archivo

Números anteriores

Reportajes

Documentos

Recetas de Cocina

Marquesinas


© Copyright 
Revista
LA ONDA digital