Portada del último número de La ONDA




Contáctenos

Ciudad del Este: centro internacional de mafias, a una hora de vuelo de Uruguay

Entrevista al diputado Alberto Scavarelli ex-prosecretario de la Presidencia de la República, durante el último gobierno del doctor Julio María Sanguinetti. Es reconocido internacionalmente por su activa participación, desde distintos organismos, en el combate a diversas formas del delito internacional.

- En este marco mundial tan complejo y desgraciado ¿qué papel puede llegar a jugar el narcotráfico?

- Es un momento peligroso y desgraciado, como bien a dicho usted. Esa división casi cartesiana, del narcotráfico por un lado, el tráfico de armas por otro, es una división para manejar una realidad que no está dividida.

El delito internacional organizado es una estructura tendente a obtener resultados económicos muy fuertes. Una vez que logra permear las estructuras defensivas de una sociedad, ya sea por corrupción, por temor, por lo que fuere, sacan punta con todo lo que encuentran.

Al ser una estructura tan ampliada, la retroalimentación de la clandestinidad que tiene que ver con el ilícito, se asocia a otras clandestinidades, en forma muy frecuente. Por eso cualquier escenario de extensión del conflicto social en cualquier parte, sobre todo internacional, que genere rispideces va generando poros por donde entra el delito. - El narcotráfico, ¿no tiene patria? - No, no. Ningún delito internacional organizado tiene patria. Yo diría que es la contrapartida de esta globalización feroz. Siempre lo asocio con un organismo vivo: se instala donde encuentre menor resistencia. Suelo poner el ejemplo de un plano inclinado donde uno tira un poquito de agua y de pronto uno ve que la gotita recorre un montón de sinuosidades, buscando los valles que lo lleven hacia la dirección. Por eso no hay rutas prefijadas, no hay caminos fijos para el delito internacional, Y siempre se va a instalar donde encuentre menor resistencia.

Estos conflictos internacionales dramáticos, de mayor o menor intensidad, van generando porosidades donde se instalan. Lo más grave es la instalación de estos focos de delitos organizados en cualquier comunidad. Porque después sacarlos, es extraerlos a costa del propio tejido sano de la comunidad.

- No tiene patria, pero ¿hay en el mundo bases de operación importantes?

- Depende de los delitos. Cuando uno está hablando del tráfico de armas, allí tiene rutas que van desde los lugares donde se producen, que normalmente son de origen lícito, que luego tienen un proceso de desviación ilícita que tiene que ver con los países que están en una especie de carrera armamentista o de delincuentes.

En lo que tiene que ver con el narcotráfico, sin duda que el gran problema delictivo es juntar el lugar de producción con el lugar de consumo. Cuando hoy el mundo es un lugar de consumo, estará generando esta continua prueba de ensayo y error, de busca de camino. Pero ahora con la aparición de las drogas sintéticas, donde se elaboran en cualquier parte y con muy poca capacidad locativa, han cambiado también las propias rutas.

- Este enemigo sin rostro que apareció ahora, que según Estados Unidos estaría focalizado en determinado lugar, ¿puede tener vínculo con el narcotráfico?

- Es difícil decirlo. En lo personal creo que sería muy difícil decir que no lo tuviera, lo que no significa afirmar que lo tiene. Y digo esto porque está enclavado en una región donde hay un poderoso tráfico, sobre todo en materia de heroína y hachis hacia un continente europeo con una enorme voracidad de consumo. Quien se siente tan legitimado para hacer cualquier cosa, como fue el atentado a New York, es dable pensar que pueda estar utilizando cualquier tipo de recurso.

No tengo ningún elemento de comprobación de que eso exista, pero no me sorprendería si se encontrara una conexión que explicara muchas de las fuentes de financiamiento de un arsenal tan poderoso como se dice que tienen en este momento.

- ¿Es realmente preocupante Ciudad del Este?

- Si, absolutamente. Nosotros denunciamos la situación de Ciudad del Este, en la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados, hace cuatro años. Lo dijimos en un ámbito cerrado.

En Ciudad del Este convergen, desde el punto de vista del delito organizado, las estructuras delictivas más importantes a nivel internacional. Como Yakusa japonesa, lo que queda de los carteles colombianos, la asociaciones con los mexicanos, las mafias nigerianas y la propia mafia rusa.

Hay allí una estructura delictiva con raíces claramente establecidas, a la que se suma todo este factor de peligrosidad que tiene que ver con la eventualidad de que haya bases vinculadas al terrorismo internacional. Es una zona que mueve 50 mil millones de dólares por año.

Es una zona realmente preocupante que tiene que ser encarada con un enorme criterio de responsabilidad compartida. Y esto quiere decir sumar esfuerzos, intercambiar información, en pleno respeto de las soberanías nacionales, dentro del marco de las convenciones internacionales, pero con una profunda capacidad de atención sobre lo que está pasando allí. Además porque la vida nos ha enseñado que las cosas no se miden en kilómetros, se miden en minutos y horas en llegar. Para Uruguay es un tema que está a una hora de vuelo. LA ONDA® DIGITAL

 

 

 

Inicio

URUGUAY.COM

© Copyright 
Revista LA ONDA digital