Brigitte Bardot, los 75
años de un bello mito
Crónica

El 28 de Setiembre la actriz francesa  Brigitte Bardot, cumple 75 años, fue todo un símbolo de los años 60, años en los que filmó 43 películas. De ella escribió Simone de Beauvoir; "Bardot no se preocupa lo más mínimo de la opinión que alguien tenga sobre ella... come cuando tiene hambre. El deseo y el placer le resultan más convincentes que los preceptos y las convenciones. Hace lo que le viene en gana. Y es eso lo que perturba".

 

Por estos días el periodista Oscar Caballero del diario La Vanguardia de España ha escrito: ‘Tres señoras mayores, en la playa, contemplan a una Brigitte Bardot septuagenaria. "Recuerda, dice una, cómo queríamos parecernos a ella". Y tras una pausa, "pues ahora nos parecemos". El chiste circula desde hace veinte años y, sin embargo, B.B. lo desmiente en cuerpo y alma, con su bastón y una belleza sin cirugía: no se parece a nadie. Y la beligerancia de su fundación, incluidas las animaladas - nunca mejor escrito-que ella profiere, demuestran que sigue siendo libre. Eso es lo que pretende mostrar, el 28 de septiembre, día de su 75 cumpleaños, la exposición que simboliza, en ella, "los años de despreocupación"’.

 

Agregando; “Naturalmente, ninguna de las 800 fotos y multitud de documentos visuales y escritos que celebra la existencia del mito (Bardot), en mil metros cuadrados, un conjunto vendido ya a Niza, Londres, Nueva York y Los Ángeles, ni la edición especial de Paris Match (1.000.000 de ejemplares), ni la del mensual de arte Beaux-Arts (100.000 copias), explicarán en qué ni cómo fueron despreocupados , en Francia, los años de la derrota sangrienta en el Sudeste asiático, por las armas, y en Argelia, por la política.

 

Para curarse en salud, la exposición recurre a Jean Cocteau. "Yo preferí siempre la mitología a la historia, que está hecha de verdades que se convierten en mentiras que se transforman en verdades. Y el destino puso a B. B. en el sitio exacto en el que sueño y realidad se confunden. Su belleza y su talento son innegables. Pero ella posee algo más, un don desconocido que atrae a los idólatras, en una época privada de dioses".

 

Esta "primera exposición internacional" de la actriz que encarnó, en busto, la República, y cuyo peinado, vestido de novia en tela vichy rosada, bikini, cinta del pelo, zapatillas de baile Repetto, volvieron a ser centro de los desfiles de moda 2009, tiene lugar en Boulogne Billancourt. Hoy barrio residencial de París, pero en aquellos años feudo de Citroën, reino de la cadena de montaje, los sindicatos poderosos, los primeros inmigrantes que obtenían permiso para orar... Y los estudios Boulogne, donde B. B. rodó siete de sus 43 filmes: el cine tendrá un espacio generoso en la exposición, cuyos testigos de honor son Belmondo y Delon.

 

El ex presidente Giscard d’ Estaing prestó las cartas intercambiadas durante su mandato, prueba de que ya en los años setenta B. B. se preocupaba por los animales. De ella, en cambio, se ocupaban celebridades, de Andy Warhol a Paco Rabanne. "En 1954 había que ser virtuosa y Brigitte no lo era, escribía Henry-Jean Servat, periodista idólatra (libros sobre B.B., Delon, Dalida...), y comisario de la exposición, recuerda que "en 1973, B.B. decidió abandonar el cine y rechazó una oferta de un millón de dólares, para trabajar con Marlon Brando. Buscó la fama para realizar su sueño: una granja que admitiera todos los animales abandonados. Fue más lejos: creó su fundación".

 

Porque los mitos no mueren, el 2010, cuando el cierre de la exposición en París y comienzo de su viaje por el mundo coincida con el estreno de la película sobre Serge Gainsbourg en la que Laetitia Casta encarna a B.B., la septuagenaria festejará otro triunfo: empieza también la veda, impuesta por Europa, a la comercialización de piel y derivados de foca en la Unión Europea. El final feliz, para ella, de 25 años de combates

 

 

 

 

La inolvidable Brigitte Bardot

(Analia Abriles Paz) 

 

Brigitte Bardot nació un 28 de septiembre de 1934 en París. Hija de una familia de clase media, su padre era directivo de una empresa industrial y su mamá se dedicaba a organizar desfiles en una casa de modas; esto ayudó a la pequeña Brigitte a destacarse en las pasarelas, desde muy temprano.

 

Luego, en la adolescencia, Brigitte Bardot estudiaba en el Conservatorio Nacional de Danza con Boris Kniaseff. Apenas con 15 años conoció a un joven guionista y ayudante de dirección, Roger Vadim, con quien vivió su primer y apasionado amor. Fue una historia difícil la que vivieron los dos. Ella quería casarse antes de los 18 años y su padre se lo impidió. Se sabe que el día en que Roger fue a pedirle la mano, el padre de Brigitte lo esperó con un revólver en su escritorio y lo echó de su casa. Finalmente se casaron un 20 de diciembre de 1952 en el Registro Civil del distrito de Auteuil en París. Al año siguiente, ya era una estrella de moda.

 

Trabajó en la película Ladrones al claro de luna, polémica por sus escenas de desnudez. A ella siguieron películas como El gran seductor y Dichosa muchacha. A principios de los 60 ya cobraba cerca de un millón de francos para rodar su primer película protagónica, Y Dios creó a la mujer..., junto a su marido como director. Este film la consagró con muchísimo éxito, pero le acarreó grandes problemas en su vida matrimonial, lo que significó la ruptura con Vadim. Pero pronto se descubrió un romance muy breve y contradictorio con el protagonista de la película, Jean-Louis Trintignant, con quien convivió después de pedirle el divorcio a su marido.

 

Cuando tenía 45 años, la prensa francesa le contabilizaba 42 amantes. Entre estos podemos nombrar al cantante Gilbert Becaud (al dejarla por su esposa intentó suicidarse), el músico Sacha Distel o el actor Jacques Charrier (con quien se casó y tuvo un hijo el 11 de enero de 1960 llamado Nicholas). Al poco tiempo estuvo con el actor Sami Frey, por quien estuvo al filo de la muerte cuando se separaron, al igual que el mismo Sami, que intentó quitarse la vida. Muchos romances son los que formaron parte de su vida.

 

A los 39 años se retiró del cine. Para entonces había filmado más de 60 películas, y su figura entera había sido fotografiada unas 60 mil veces. Sus gestos, tan personales, estaban llenos de una sensualidad diferente, que no dejaba a nadie afuera; parecía buscar complicidad y picardías en el espectador. Su cuerpo hablaba en las fotografías, demostrando diversos mensajes continuamente.

 

Brigitte representó un movimiento hacia la libertad femenina que acaparó los años 60 en Francia. Pero claro, Brigitte sentiría un abismo de libertad que le producía manifestarse graciosa, simpática, hasta sensual, para no sentirse tan sola. Todo provenía de una gran necesidad de afecto, lleno de desgarradoras depresiones que ocasionalmente la llevaron a intentar varias veces quitarse la vida. Cuando cumplió 50 años dijo: "Lo difícil no es vivir; lo difícil es sobrevivir". Para entonces los animales llenaban su vida.

 

En 1962 accedió a contar su vida en televisión. Estallaron las mediciones de audiencia. El mito, pese a los años, no había muerto. Brigitte poseía en su casa, La Mandrague, en la costa del Mediterráneo, una colección de animales recogidos o comprados a sus expropietarios, que los maltrataban: un asno, siete perros, sesenta gatos, tres cabras... Hasta hace poco contribuían a paliar su soledad. "Sé lo que es vivir sin amor", dijo. "Sé lo que es necesitar que nos abracen, y despertar a solas en mi cuarto".

 

Hoy, con 67 años, ya no está sola por las noches. Disfruta de su último matrimonio con Bernard D'Ormale, un político de ideas discutidas en Francia; la protege de esa soledad aterradora que recorrió toda su vida y le ha devuelto las primaveras que creyó perdidas.

 

Fotos  

Fuentes:  1   2

LA ONDA® DIGITAL

© Copyright 
Revista
LA ONDA digital